Enseñando a pensar

Esto me llegó hace poco, no sé que tan cierto es, pues lo he visto en otras partes sin los nombres famosos, aún así échenle un vistazo:

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota:

Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que este afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada. Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo.

Leí la pregunta del examen y decía: “demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro”. El estudiante había respondido: “lleva el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda muy larga. Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio”.

Leer el resto de esta entrada »

Los límites de ser padres

Te di la vida, pero no puedo vivirla por ti. Puedo enseñarte muchas cosas, pero no puedo obligarte a aprender. Puedo dirigirte, pero no responsabilizarme por lo que haces. Puedo instruirte en lo malo y lo bueno, pero no puedo decidir por ti. Puedo darte amor, pero no puedo obligarte a aceptarlo.

Leer el resto de esta entrada »

Test de personalidad

Si puedes comenzar el día sin cafeína ni tranquilizantes…

Si puedes permanecer sonriente mientras ignoras dolores y achaques…

Si puedes resistir las quejas sin molestar a los demás con tus propios problemas…

Si puedes comer, día tras día, la misma comida sin quejarte…

Leer el resto de esta entrada »

Con el tiempo …

Con el tiempo… …aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querras volver a tu pasado…

Con el tiempo… …te das cuenta que casarse sólo porque “te estás quedando” es una clara advertencia de que tu matrimonio será en fracaso…

Con el tiempo… …comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas…

Leer el resto de esta entrada »

Los retos son motivación

¿Sabías qué…?

Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así que para alimentar a la población japonesa los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro. Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les  tomaba regresar a entregar el pescado.

Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco. A los japoneses no les gusta el pescado cuando no es fresco. Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores. Además los congeladores permitían a los barcos ir aún más lejos y por más tiempo. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, y no les gustó el congelado y se tenía que vender más barato.

Las compañías instalaron tanques para los peces en los barcos. Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques, mantenerlos vivos hasta llegar a la costa. Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados aunque vivos. Los japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor ‘fresco-fresco’. Los japoneses prefieren el sabor de los peces bien vivos y frescos, no el de peces que los pescadores les traían.

¿Cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?  ¿Cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?
Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías? (Mientras piensas en la solución…. Lee lo que sigue)
Leer el resto de esta entrada »

Gregory Coltbert: Museo Nomada

Gregory Colbert, fotógrafo canadiense.

Comenzó a trabajar en el campo cinematográfico en 1983 con diversos documentales y cortometrajes dedicados a temas sociales.
En abril de 1993 decidió desaparecer: renunció a su actividad cinematográfica y artística y en lo sucesivo se dedicó por entero, en el más absoluto silencio, a filmar y fotografiar la interacción entre el hombre y los animales (elefantes, cachalotes, manatíes, águilas, halcones, ibis, etc.) en el curso de 27 expediciones en India, Egipto, Burma, Tonga, Sri Lanka, Namibia, Kenia, la Antártida, las Azores y Borneo

Leer el resto de esta entrada »

Envejecer es obligatorio, crecer es opcional

En el primer día de clase nuestro profesor se presentó a sus alumnos, y nos desafió a que nos presentásemos a alguien que no conociéramos todavía. Yo permanecí de pie mirando alrededor  cuando una mano suave tocó mi hombro. Miré  para atrás y vi una pequeña señora, viejita y  arrugada, sonriéndome radiante, con una sonrisa que iluminaba todo su ser.

Leer el resto de esta entrada »

Los cuatro acuerdos

Ilustracion de "Los cuatro acuerdos"Este resumen de “Los cuatro acuerdos” del Dr. Miguel Ruiz me llegó hace algunos años, ya lo había leído para entonces, pero no está de más recordarlos.

  1. Sé impecable con tus palabras
  2. No te tomes nada personalmente
  3. No hagas suposiciones
  4. Haz siempre lo máximo que puedas

Leer el resto de esta entrada »

Canto a la vida

Estas fotografías empezaron a circular en noviembre del 2002, y se creyó que serían las “fotos del año”. Una de ellas se publicó en la portada del NY Times como gran acontecimiento.

El texto del artículo resume esta historia que es un bellísimo canto a la Vida. Leer el resto de esta entrada »

¡Papá, tengo hambre!

Pasaba del medio día, el olor de pan caliente invadía aquella calle, un sol escaldante invitaba a todos a un refresco.
Ricardito no aguantó el olor rico del pan y  dijo:
-¡¡¡Papá tengo  hambre!!!
El padre, Agenor, sin  tener un centavo en el bolsillo, caminando desde muy temprano buscando un trabajo, mira con los ojos mareados al hijo y le pide un poco más de paciencia…
-Pero papá, ¡desde ayer no comemos nada, tengo mucha hambre, papá!
Avergonzado, triste y humillado en su corazón de padre, Agenor le pide al hijo esperar en la vereda mientras entra en la panadería que estaba enfrente.
Leer el resto de esta entrada »

« Older entries Newer entries »

A %d blogueros les gusta esto: