Mensaje de la hija(o)

Querida Mamá:

Fui a la fiesta y me acordé de lo que me dijiste, me pediste que no bebiera alcohol. Por eso, bebí un Sprite.

Sentí orgullo de mí misma, tal como me dijiste que sentiría. Me dijiste que no debería beber y conducir, al contrario de lo que algunos amigos me dijeron. Hice una elección saludable y tu consejo fue correcto,  como todos los que me das siempre.  Cuando la fiesta finalmente se acabó, la gente empezó conducir sin estar en condiciones de hacerlo. Fui hasta mi auto con la certeza de que volvería a casa en paz. Nunca me imagine lo que me esperaba, mamá Ahora estoy tirada en la calle y oigo a un policía decir:

Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: